¿Qué Cambio se vendrá en los cielos argentinos?

IMG_8914

Estoy empezando a escribir esta publicación apenas minutos luego de finalizados los comicios presidenciales en nuestro país, a las 18:05, con la TV de fondo con algunos canales ya anunciando que todo indicaría que Mauricio Macri, de la alianza Cambiemos, sería consagrado el nuevo presidente de Argentina desde el 10 de diciembre de 2015 y hasta el 10 de diciembre de 2019.

El Plan de Infraestructura de Cambiemos, en su apartado sobre el Transporte Aerocomercial, define al transporte aéreo como “fundamental para conectar las regiones y ciudades del país entre sí y con el resto del mundo”, y dice que “será clave para el desarrollo regional” que impulsarán en los próximos cuatro años, y que “potenciarán el sector aerocomercialen la Argentina” en base a cuatro objetivos:

  1. Duplicar el número de pasajeros de cabotaje, es decir, pasar de los 9 millones de 2014 (que rozarán los 10 millones en 2015) a casi 20 millones para 2019, y así acercarse al promedio de otros países latinoamericanos en términos de pasajeros de cabotaje sobre el total de la población.
  2. Abrir nuevas rutas para que más ciudades tengan un servicio de cabotaje o internacional para “construir una Argentina verdaderamente federal”.
  3. Ampliar el número de aerolíneas en el mercado de cabotaje.

Hay además un apartado especial dedicado al grupo Aerolíneas Argentinas, en el que dicen que “continuará siendo una empresa pública pero bien administrada con equipos profesionales y control de gestión, para que su crecimiento sea sostenible”.

El cielo sobre Resistencia este 22/11/2015 a las 18:30.

El cielo sobre Resistencia este 22/11/2015 a las 18:30.

 

Ahora, analicemos estos puntos,  permitiéndome desde ya no entrar tan profundamente en el tema, y con disculpas desde ya si me equivoco en algún dato, pero es el apuro y la ansiedad de escribirlo mientras de fondo habla María Eugenia Vidal tras anunciarse los primeros números oficiales, que ponen a Mauricio Macri con una clara ventaja sobre Daniel Scioli con el 53,54% de los votos versus el 46.46% habiendo sido escrutadas el 2,67% de las mesas.

¿Qué cambios se vendrán en los cielos de Argentina, que permitirían duplicar el tráfico de pasajeros de cabotaje en cuatro años? (un logro que a la era kirchnerista le llevó 12 años, de los 4.433.625 pasajeros de 2003 a los 9.099.768 de 2014, y que con un crecimiento interanual promedio del 10,7 por ciento al mes de septiembre de 2015, pasarían levemente los 10 millones en 2015).

Pasajeros 2003 - 2014

Bien, estarán directamente relacionados con los puntos dos y tres de las propuestas de Cambiemos, y en especial con el punto 3: ampliar el número de aerolíneas en el mercado de cabotaje. Es decir, después de tantos años, sería bienvenida la competencia al mercado aerocomercial argentino.

¿De dónde vendrá esta competencia? No creo que de una liberalización total del mercado (aka los tan gremialmente temidos Cielos Abiertos), pero en primer lugar, uno pensaría que la primera movida sería la de dejar crecer a LAN Argentina, cuya operación viene encorsetada desde que Aerolíneas Argentinas fue estatizada. Hay varios destinos del interior a los que a esa empresa se le denegó la autorización para volar en los últimos años, y ni qué decir el refuerzo que podría hacer en rutas actuales con una flota más grande.

En segundo lugar, bueno, del otro gran grupo aéreo del continente que tiene desparramadas filiales por varios países: Avianca, compañía aérea que, según radiopasillo, había mostrado interés en las operaciones de Andes Líneas Aéreas.

Con una economía brasileña estancada y un real devaluado, tampoco sería muy loco pensar en Gol y Azul tratando de crecer hacia la Argentina.

También tenemos a Air Nostrum con el 40% de Sol Líneas Aéreas y varios CRJ-200 que ya no necesita más en España y vendrán a la Argentina.

Y después, audiencia pública mediante, seguramente podrían surgir muchos de los clásicos aventureros aeronáuticos que querrán poner su “Southern Skies Airlines S. A.” con un Boeing 737-200 y un Metro III.

(Por cierto, siendo las 21:45, mientras vuelvo a sentarme a continuar con esta nota, Scioli acaba de reconocer la victoria de Mauricio Macri).

Apoyándonos más en el punto dos de la propuesta de Cambiemos, que menciona la apertura de rutas internacionales desde otras ciudades (siempre que se respeten los acuerdos bilaterales), también podríamos ver a Copa Airlines ingresando a Rosario y Mendoza (y por qué no a otras ciudades como Salta o Tucumán), camino que también podrían seguir Avianca, Gol, TAM o Amaszonas.

En fin, hay tantas posibilidades, tanto mercado achatado a fuerza del gobierno para permitir la (respetable, por qué no decirlo) recuperación de Aerolíneas Argentinas, que podemos llegar a tener muchas sorpresas en los próximos años.

Pero, ¿y qué será de Aerolíneas Argentinas? Personalmente no veo una re privatización. Creo que su estatización, junto como la de empresas como YPF o la de algunos ferrocarriles, son “banderas” que la mayoría de los argentinos no permitirían que vuelvan a perderse. Es una hermosa expresión la que plantea Cambiemos, de verla “bien administrada con equipos profesionales y control de gestión, para que su crecimiento sea sostenible”, pero habiendo estado guardada en una cajita de cristal por 7 años, lanzarla de lleno a un mercado de cabotaje con competencia liberada de gigantes como LAN o Avianca podría ser catastrófico para ella. O tal vez no. Ya veremos.

No voy a mentirles, se me hace agua la boca de imaginarme un mercado aerocomercial argentino competitivo, en el que Aerolíneas Argentinas, Austral, LAN, Sol, Avianca, Gol y las que quieran venir a operar de manera seria y respetando las leyes argentinas se enfrenten ofreciendo mejores tarifas y mejores servicios. Quiero ver mucho trabajo aeronáutico argentino de calidad multiplicándose en todos los aeropuertos argentinos, no sólo en Aeroparque o Ezeiza.

Lo cual me lleva a mi siguiente pregunta, ¿estarían los aeropuertos argentinos preparados para absorber el doble de tráfico en cuatro años? Y apunto principalmente a los más grandes, que vienen en eternas obras desde hace años, las cuales apenas parecen ir sirviendo para alejar el punto de saturación por escaso margen (en lugar de obras que sirvan para 10, 15 o 20 años): el Aeroparque Jorge Newbery, Ezeiza, Córdoba, Mendoza, Bariloche, Salta, Neuquén, entre otros.

¿Qué será de Aeropuertos Argentina 2000? ¿Estará en condiciones de llevar adelante un plan de obras sostenible en el tiempo y rápidamente ejecutable, como lo ha demostrado en otros países vía Corporación América, pero que de manera tan pobre se ha reflejado en nuestro país? (me remito a los cambiantes planes en los aeropuertos de Córdoba o Ezeiza como ejemplo de ello)

¿Y el ORSNA? ¿Y ANAC? ¿Y el SMN? Seguramente habrá alguna “limpieza” de gente que llegó hasta su lugar sólo por méritos políticos y no por los profesionales (sin siquiera después preocuparse por revalidarse en la función).

En fin, muchos interrogantes, muchas emociones cruzadas por los cambios que se vienen.

Termino de escribir esto a las 23:14, Macri ya hizo su discurso, los canales de TV están en el análisis post electoral, y se escuchan festejos de fondo en el centro de Resistencia.

Buenas noches, mañana ya empieza el cambio, el cual, por el bien de nuestro país, por el bien de la aviación argentina, por el bien de los trabajadores aeronáuticos, espero que sea positivo.

Desde ya están invitados, como siempre, a compartir también sus opiniones en los comentarios sobre lo que se vendrá en la aviación argentina en los próximos años.




27 comentarios para "¿Qué Cambio se vendrá en los cielos argentinos?"

  1. Guillo  22/11/2015 23:52 a las 23:52

    Muy bueno! Totalmente de acuerdo, es como que quiero ver mucha oferta, y que el mercado crezca, que tambien hayan aerolineas regionales y mas vuelos internacionales fuera de ezeiza y cordoba… Siempre cuidando nuestra aerolinea de bandera, ese sera el desafio…en cuanto a los aeropuertos, hablo desde lo que se, el de tucuman, lejos esta de dar abasto al doble de pasajeros, se necesita una remodelacion tanto de la terminal como de la plataforma y calles de rodaje… Y la radarizacion? Modernizacion de las torres de control? Son muchas cosas, que si uno se pone a pensar, 4 años no son suficientes para taaaaantas cosas… Sea como sea, tambien espero que sea positivo para el pais. Saludos

    Responder
    • Edgardo Gimenez Mazó  23/11/2015 12:50 a las 12:50

      Gracias por el comentario! Ciertamente hay tantas cosas para hacer en caso de un boom del tráfico de cabotaje (sin desmerecer los avances ya logrados), que cuesta poner los pensamientos en orden.

      Responder
  2. Mariano  23/11/2015 0:07 a las 0:07

    Totalmente de acuerdo con el articulo, estaría genial que destinos como Necochea recuperen los vuelos, al igual que Gualeguaychu, Concordia, Paso de los Libres, Goya, Rio Cuarto y muchas otras que precisan este servicio. Nombre primero Necochea, porque es el lugar en el que resido actualmente, y creo que, por la temporada sobretodo, y mas teniendo en cuenta estos aires de cambio, se podria explotar mas el mercado aereo, no se si con un triangular al estilo lapa AEP-DIL-NEC, o como una escala de algun vuelo al sur de Austral, pero me parece que al igual que Necochea, muchos otros destinos, que tras la muerte de LAER, quedaron sin vuelos, se podrian explotar, y mejorar la oferta regional. Saludos!!

    Responder
    • Edgardo Gimenez Mazó  23/11/2015 12:51 a las 12:51

      Comparto, esa, en mi opinión, es LA gran deuda de la década: la aviación regional. No se hizo nada para promoverla por cuanto el foco de la política aerocomercial estuvo en mantener viva a Aerolíneas Argentinas.

      Responder
  3. Sir Chandler  23/11/2015 0:08 a las 0:08

    Excelente Edgardo.
    Tema aeropuertos, justo estoy preparando algo yo en el blog para mirar el modelo de Cartagena

    Responder
  4. Miguel Angel More  23/11/2015 5:07 a las 5:07

    Yo soy despachante de aeronaves y no pude ingresar e Aerolíneas por no estar empadronado o alineado… Espero que ahora que se va la Campora pueda entrar gente competente.

    Responder
    • Edgardo Gimenez Mazó  23/11/2015 12:53 a las 12:53

      Es lo que lamentablemente siempre se escucha, aunque también hay que reconocer que entraron muchas personas sin afiliación política, e incluso críticos al gobierno.

      Pero, en fin, más competencia debería traer más oportunidades de trabajo para los aeronáuticos.

      Responder
  5. Pietro  23/11/2015 7:33 a las 7:33

    Que pasara con la imposibilidad de traer aviones para aviacion general? Un mercado destrozado excepto para amigos del poder.

    Responder
    • Edgardo Gimenez Mazó  23/11/2015 12:56 a las 12:56

      Es otra de las preguntas a responder ciertamente. Estimo que se flexibilizará el asunto de la mano de una mayor apertura al mundo.

      Responder
  6. Rodrigo  23/11/2015 10:16 a las 10:16

    Excelente análisis, Edgardo! Felicitaciones!

    Responder
    • Edgardo Gimenez Mazó  23/11/2015 12:54 a las 12:54

      Muchas gracias Rodrigo!

      Responder
  7. Ivana  23/11/2015 10:50 a las 10:50

    Me encanto este analisis. Ojala todo sea para bien. Este pais merece ser mas, crecer en todos los rubros

    Responder
    • Edgardo Gimenez Mazó  23/11/2015 12:55 a las 12:55

      Gracias Ivana! Ciertamente, ese es el deseo de todos!

      Responder
  8. Bruce  23/11/2015 11:38 a las 11:38

    Todo muy lindo Edgardo, pero si este plan de desarrollo no contempla la infraestructura aeroportuaria, el caos será inevitable, sea bienvenida la competencia en el mercado de cabotaje, sólo mientras se mantenga el mercado regulado, para evitar el dumping de las empresas con bolsillos de payaso.

    Miguel Angel More, yo tampoco estoy empadronado o alineado con nada, sin embargo desde hace relativamente estoy en el área operativa de ARSA

    Responder
    • Edgardo Gimenez Mazó  23/11/2015 12:58 a las 12:58

      Totalmente Bruce, por eso también me pregunto si AA2000 estará a la altura de las circunstancias. Así como estamos ni Ezeiza ni Aeroparque, Córdoba o Neuquén podrían bancarse una duplicación de su movimiento.

      Sobre el dumping, creo efectivamente que habría que buscar un equilibrio. Si vamos al caso una compañía estatal también tiene bolsillos de payaso.

      Responder
  9. Ezequiel Ailán  23/11/2015 12:34 a las 12:34

    Buenos días. Primero que todo, realizo visitas diarias a esta web y mis felicitaciones por ella; por lo cual es primera vez que participo volcando una opinión.
    Ahora sí, al tema que corresponde. Sería bueno primero revalidar el desarrollo y crecimiento de AR, confío debe ser bandera primaria. Segundo, es condición “sine qua non” adecuar la infraestructura aeroportuaria para darle la bienvenida y confianza de operatividad a nuevas empresas que apuesten por nuestro mercado; por consiguiente, esto, trae aparejado un crecimiento de puestos laborales.
    Gracias por el espacio y gran abrazo.

    Responder
    • Edgardo Gimenez Mazó  23/11/2015 13:00 a las 13:00

      Muchas gracias Ezequiel!

      Comparto, la infraestructura aeroportuaria deberá adecuarse al crecimiento del tráfico aerocomercial.

      Responder
  10. Marcos  23/11/2015 12:41 a las 12:41

    Alguien contempla la caida del poder adquisitivo? O solo yo me doy cuenta de que puede haber mucha oferta de vuelos pero si no hay demanda (gente que compre y vuele) cualquier espejito de color no sirve de nada.

    Que ocurrirá con su análisis si llegado al caso la gente dejara de volar por ajuste? De que manera se pretende aumentar a 20 millones los pasajeros transportados en caso de aplicarse una “actualización del dólar”?. Quien hoy vuela por $2100 (Tucumán – Buenos Aires), podrá hacerlo por $3000, en caso de devaluación?.

    Toda la estructura se cae si se elimina el consumo interno. Pues es este consumo el que permite que se llegue a 10 millones de pasajeros transportados en 2015.

    Responder
    • Edgardo Gimenez Mazó  23/11/2015 13:02 a las 13:02

      Muy válido lo que planteás Marcos, y también pensé incluirlo en el análisis, pero preferí mantenerme positivo y manteniendo las otras variables intactas.

      Responder
  11. Marcelo Garcia  23/11/2015 13:01 a las 13:01

    Edgardo Quiero felicitarte por el analisis es simplemente brilllante por otro lado Marcos normalmente en un contexto de competencia las tarifas bajan y no suben….estas haciendo un analisis errado esto no tiene nada que ver con el valor del dolar….. Hoy en dia el gobierno te impone precios minimos por tramos….cosas que no sucede en lugares donde hay competencia….

    Responder
    • Edgardo Gimenez Mazó  23/11/2015 13:04 a las 13:04

      Muchas gracias Marcelo!

      Es cierto, aún con devaluación mediante, si hay competencia las tarifas se irán acomodando solas. Los participantes entrarán, saldrán o esperarán. Lo importante es que tengan la POSIBILIDAD de hacerlo.

      Responder
  12. Carlos  23/11/2015 14:55 a las 14:55

    Me gustó la nota, pero no me quedan claros un par de puntos.
    Qué tiene que ver la apertura a la competencia con duplicar los pasajeros? Tener mayor cantidad de empresas hará que la gente viaje el doble?
    Y por otra parte, se propone recuperar vuelos en destinos que no son rentables. Las aeloríneas que vengan a competir con AR, van a cubrir esos destinos? O solo van a los principales, a los rentables? Es condición que para tomar estos lugares rentables, abarquen los que no lo son?
    Si no están obligados, deberá ser AR quien los cubra. Y luego todos dirán que no es rentable.
    Por último coincido con Marcos. Una devaluación del 60% tendrá impacto directo en precios y poder adquisitivo de la gente. Por más que la competencia obligue a mejorar precios, tampoco podrán perder rentabilidad. Con devaluación de 60% es imposible que mantengan los precios en pesos.

    Responder
    • Edgardo Gimenez Mazó  23/11/2015 20:23 a las 20:23

      Hola Carlos!

      La apertura se relaciona con duplicar los pasajeros por cuanto hoy el mercado crece al ritmo que Aerolíneas Argentinas puede crecer.

      Más cantidad de empresas implica más oferta, mejores tarifas, un mercado más atractivo para quienes no lo utilizan normalmente.

      Sobre el tema de los destinos no rentables, creo que habría que mirar caso por caso. No creo que sea sano obligar a volar a determinados destinos, pero sí podrían ofrecerse ciertos incentivos en los que también participen los gobiernos locales.

      Responder
  13. José M.  23/11/2015 18:13 a las 18:13

    Los cielos de una nación son un activo muy, muuuuuy estratégico. Qué sucede en ellos debe responder a una politica de estado permanentemente mejorada/actualizada, mas no librada simplemente a los intereses de parte de sus actores.
    En términos de nación, lo aerocomercial es muy importante pero está subordinado a lo aeronáutico, (sin que necesariamente signifique esto un perjuicio a sus intereses propios.)

    Responder
    • Edgardo Gimenez Mazó  23/11/2015 20:26 a las 20:26

      Muy interesante el comentario.

      Ciertamente la pata aerocomercial debería trabajar en coordinación con el resto del mundo aeronáutico, pues en gran parte se nutre de él.

      Responder
  14. Santiago  24/11/2015 0:04 a las 0:04

    Muy buen artículo. Creo que si hay algo que sobra es personal capacitado y profesional. Son “los de arriba” que tienen que poner las barbas en remojo y aprovechar las oportunidades. Invertir en infraestructura y equipamiento. Y con respecto al lector que dice que si hay ajuste la gente deja de volar, puede ser, pero en mi experiencia de 17 años en el aeropuerto le puedo decir una cosa: esta industria es como un corcho: pase lo que pase, siempre flota. Si la industria mejora, en tiempos flojos resiste. Si se ofrecen buenos productos con aviones y aeropuertos en serio, con más opciones de rutas y competencia los momentos flojos se resisten mejor. Saludos

    Responder

Deja un comentario